“Nuestro lema es ‘te escuchamos’: queremos ayudar tanto a la madre como al no nacido”

Un reportaje en El País ha acusado a una entidad evangélica, junto a otras, de acosar a mujeres cuando acuden a realizar un aborto. Desde Sifra niegan tajantemente que esta sea su forma de actuar.

MADRID · 28 DE FEBRERO DE 2020 · 20:45

Imagen de <a target="_blank" href="https://unsplash.com/@freestocks?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">freestocks</a> en Unsplash.,

En la vía pública, cerca de la entrada de la clínica Dator, se sitúan varias asociaciones provida para dar información y conversar con aquellas personas que entran o salen de la clínica. Según un reportaje publicado en El País, las mujeres son “acosadas” o “insultadas” en este trayecto a la clínica.

El País basa su reportaje en un informe de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI), un conglomerado de clínicas situadas en 18 ciudades españolas que practican abortos y otros servicios a unas 120.000 mujeres cada año. Según el informe, para el que entrevistaron a 300 mujeres, el 89% declaró alguna forma de acoso; un 67% de ellas se sintió amenazada durante los procesos médicos, pero el 100% de las mujeres abordadas mantuvo su decisión e interrumpió su embarazo.

A raíz de este informe y su publicación, el Defensor del Pueblo ha pedido al Ministerio del Interior que garantice la intimidad y la libre circulación de las mujeres que acuden a abortar y se protejasu “integridad física y moral”. Según el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, deben adoptarse “medidas previentivas concretas el marco de las competencias policiales, sin perjuicio del respeto a los derechos y libertades fundamentales de otros ciudadanos”.

El Defensor del Pueblo da validez a la queja de ACAI en la que denuncia el “acoso” al que son sometidas las mujeres que acuden a abortar. “A la vista de la reiteración de este tipo de incidentes, la Institución reclama a la Administración un tratamiento global y preventivo que garantice el pleno ejercicio de los derechos fundamentales concurrentes, sea cual sea la posición de los ciudadanos en una sociedad real y constitucionalmente pluralista”, expone el Defensor del Pueblo.

“Estamos para ofrecer ayuda”

Una de las entidades que aparecen en el reportaje de El País es Sifra. Esta entidad evangélica se define en su web como “una asociación formada por cristianos evangélicos, personas convencidas de que la Biblia nos insta a defender la vida, pero también que cada persona es libre para elegir su camino. Por tanto, nuestra convicción mayor es que cada mujer en crisis de embarazo necesita de espacio e información para tomar ella misma la decisión con la cual podrá vivir con la conciencia tranquila en base a sus propios valores fundamentales”.

Esta filosofía es la que llevan a hechos en su labor informativa en Madrid, Mallorca o Valencia, los tres puntos del país donde están activos. Por ello, consideran que el reportaje de El País es una representación incorrecta de su labor.

Frente a la clínica Dator, en la acera, se sitúan dos mujeres de Sifra. Una de ellas es Alison Barret, que atendió a Protestante Digital.

“Desde hace dos años vamos periódicamente a este lugar, y pasamos sobre una hora aquí. Procuramos hablar con mujeres o parejas que estén entrando o saliendo de la clínica”, indica Alison Barret. “Nuestra intención es ofrecer ayuda. Respetamos a las personas y si no quieren hablar, no insistimos. Cuando vemos que es posible saludarles, nos presentamos con nuestros nombres y empezamos la conversación diciendo que sabemos que puede ser un momento difícil, y que estamos allí para ayudarles”.

En caso de que las personas no quieran hablar, desde Sifra ofrecen un folleto. En este no aparece ninguna imagen que pudiera considerarse agresiva: ni ecografías, ni fetos abortados, ni mensajes acusatorios, sino un “Te escuchamos”.

“Nuestro lema es ‘te escuchamos’: queremos ayudar tanto a la madre como al no nacido”

El folleto que entregan a las mujeres. / Sifra

 Otra de las labores que realizan desde Sifra es el acompañamiento a mujeres que hayan abortado. “Les damos una tarjeta que indica que si en los siguientes días quieren hablar con alguien, estamos a su disposición”, afirma Alison Barret.

Distintos comportamientos

Desde Sifra lamentan que se haya hecho este retrato tan sesgado, aunque admiten que otras entidades sí utilizan estrategias más agresivas. “Es cierto que hay otras entidades que parecen más agresivos en su actitud. Sus folletos no nos han gustado, porque son fotos muy cruentas, con imágenes de bebés abortados. Entiendo que si yo fuera una mujer, sería violento para mí que pusieran este folleto en mis manos. No nos identificamos con estas formas tan agresivas. No trabajamos con ellos, mantenemos una distancia”, afirma Barret.

En estos dos años, desde Sifra han podido ayudar a algunas mujeres. “Sembramos semillas y encomendamos nuestra labor a Dios. Una de las cosas que pudimos hacer fue acompañar a una chica joven que iba a abortar porque su madre le amenazaba con echarla de casa si tenía al bebé. Le hemos ayudado desde entonces, apoyándola y encontrándole un lugar donde alojarse. Hemos podido orar con otras mujeres también y tener conversaciones muy positivas”.

En cualquier caso, Alison Barret indica que no están “en guerra” contra estas clínicas. “No hablamos mal de la clínica a las mujeres. Nosotros lo que queremos es acercanos a su problemática. No increpamos, ni llevamos pancartas ni materiales de ningún tipo contra la clínica”, añade.

Desde Sifra están preocupados por el efecto que pueda tener sobre su trabajo. “Nuestro propósito es ayudar al no nacido y a la madre. No tenemos una forma de actuar agresiva ni violenta, sino que entendemos que las mujeres tienen crisis en su vida y son momentos muy difíciles. Entendemos que el aborto afecta negativamente a la mujer, así que nuestra forma de actuar es a favor de la mujer, como del no nacido. Como entidad también realizamos cursos para preparar a personas para ser consejeras: escuchar y aconsejar a mujeres que están en una crisis y necesitan consejería”.